pintura por numeros

BASTIDOR PARA PINTAR CUADROS

El cuadro como elemento decorativo es sin dudas uno de los objetos más básicos y recurrentes a la hora de completar el diseño estilístico de una habitación, vivienda o espacio. En términos técnicos, el cuadro está compuesto por una superficie sobre la cual se ejecuta el diseño pictórico o gráfico, como también por un marco que lo delimita y, finalmente, por otros elementos accesorios que están relacionados con la disposición que tal objeto tendrá sobre las paredes de una habitación o cuarto.
La función del bastidor para pintar cuadros es sostener y conseguir una buena tensión uniforme en todo el lienzo. Su rigidez es un factor muy importante para la estructura mecánica global de la tela. Todos los bastidores tienen unidas las esquinas con ingletes que tienen juntas con ranuras y espigas.

¿Qué es el bastidor para pintar cuadros?

Bastidor o Soporte pictórico es la superficie sobre la que se aplica el color en una pintura. Cumple la misión de portar el fondo y las capas de pintura. El soporte y el color son los dos elementos indispensables de este arte. El fondo es la capa de preparación entre el soporte y la pintura, necesaria en materiales como la piedra o la tela (imprimación).

A lo largo de la historia, se ha pintado sobre una gran variedad de soportes, cada uno de ellos con sus propias características, como son la textura y absorción. Estas circunstancias determinan el tipo de pigmento que puede aplicarse y, en general, el tratamiento del mismo. Los soportes más usuales han sido: paredes (pintura al fresco o murales), tablas de madera, lienzos y pergamino o papel. El lienzo es el soporte más extendido de la historia de la pintura, que permite grandes superficies sobre las que pintar con menos peso.
el bastidor para pintar cuadros

¿Cómo elegir un bastidor para pintar cuadros?

Muchas veces nos desilusionamos por el resultado final de nuestras pinturas y le echamos la culpa a nuestra falta de práctica, talento o a quién sabe qué. La práctica en efecto es importante, pero muchas veces las fallas de nuestra obra no tienen que ver con ella, sino con problemas técnicos. Simplemente no conocemos lo suficiente nuestros materiales. Por suerte estos problemas podemos solucionarlos con un poco de reflexión y estudio.

Cuando hablo sobre materiales no sólo me refiero a las pinturas o medios que usamos para pintar, hay que poner atención en los materiales desde el bastidor y la tela sobre la que vamos a pintar. Elegir un bastidor para pintar cuadros no es tan simple como ir a una tienda y comprar un bastidor prehecho, en especial si se tiene una idea clara del resultado que se busca. Hay varios factores que intervienen en la apariencia final de nuestros cuadros, que de no ser considerados desde el principio, podrían ocasionar que nuestras obras no sean lo que quisiéramos.

Los factores a considerar son:
¿Con qué técnica vamos a trabajar?
¿Qué tipo de textura deseamos que tenga la pintura?
¿Cuánto peso va a cargar el bastidor?
El tamaño del bastidor en relación a los demás factores.
¿Con qué técnica se va a trabajar?

La técnica con que se va a trabajar es el elemento a considerar más importante a la hora de elegir un bastidor. Lo principal es saber si la técnica es flexible o rigida. Con esto en mente podemos determinar si el lienzo que debemos utilizar debe ser flexible, como un bastidor de tela o rígido como un bastidor con tabla. A partir de la técnica que utilicemos también sabremos si es conveniente usar imprimatura y de qué tipo, pero de eso hablaremos en otro texto.

Las Técnicas flexibles son:

1
Óleo
2
Acrílico
3
Temples aceitosos
4
Acuarela

Las Técnicas rígidas son:

1
Encausto
2
Caseina
3
Temple
4
Gouache

Bastidor para técnicas flexibles.

Las técnicas flexibles pueden ser trabajadas sobre bastidores blandos o rígidos por igual, sin embargo hay algunas ventajas que los bastidores flexibles ofrecen en cuanto a practicidad de transportación que conviene aprovechar. De hecho, como breviario cultural, la técnica al óleo fue ampliamente adoptada por pintores europeos durante el siglo XVI, porque se dieron cuenta que los cuadros pintados sobre tela en esa técnica podían tener mucho mayor tamaño que los de temple sin craquelarse. Esa flexibilidad les daba también el beneficio de poder ser enrollados al secarse y transportados fácilmente.

Bastidor para técnicas rígidas.

Los bastidores especiales para técnicas rígidas necesitan forzosamente una tabla detrás, esto se debe a que la vibración de la tela sin tabla hará que la pintura se craquele y caiga del lienzo rápidamente por la poca flexibilidad misma del material.

Estos bastidores se hacen en la actualidad con triplay de madera, pero puede pintarse sobre muchos tipos de madera no solo de triplay. Lo importante al escoger el triplay, o cualquier otra madera es considerar que el tipo de madera que utilicemos sea caobilla, encino o alguna madera que sea resistente a la humedad, proveniente de árboles de zonas húmedas, ya que de lo contrario, si humedecemos demasiado nuestro lienzo al trabajar, la chapa de madera se desprenderá y difícilmente podremos arreglarlo. Este tipo de error ocurre con mucha facilidad en la madera de pino, por poner un ejemplo. El MDF u otros conglomerados tampoco son recomendables debido a su sensibilidad a la humedad y por los pegamentos que se utilizan para producirlos.
elegir un bastidor para pintar cuadros

Conclusión

Las ventajas que tiene un bastidor entelado como por ejemplo que en grandes tamaños es muy fácil de transportar porque no pesa demasiado y además puede ser desmontado y después vuelto a montar cuando el cuadro se encuentra en su sitio.

Si la madera está curada no se alabea, algo que sí ocurre cuando ésta es demasiado nueva, o incluso podemos colgarla sin necesidad de enmarcar, pintaremos los bordes, colocaremos un cáncamo y ya estará listo para colocarlo en la parte de la pared que queramos.

La importancia que debe tener el bastidor, hecho de madera de buena calidad y que tenga la suficiente anchura para evitar que se curve. Además, para proporcionar los mejores resultados, la tela, sea de lino o de algodón, no debe mostrar ni nudos ni hilos sueltos así como tener un buen entramado para proporcionar la máxima adherencia de la pintura, siendo características indispensables para que nuestra obra se mantenga durante mucho tiempo, así como el bastidor que la sujeta.
BASTIDOR PARA PINTAR CUADROS
Сomo pintar con acrilicos principiantes
Siga a Pintura por numeros en Facebook y Instagram