pintura por numeros

LIENZO PARA DIBUJAR

El lienzo para dibujar ha sido una tradición en las artes desde antes del Renacimiento.
El lienzo para dibujar ha sido una tradición en las artes desde antes del Renacimiento. Durante cientos de años, los artistas han utilizado lienzos para crear y dibujar grandes obras de arte con pinturas al óleo y acrílico. Si tienes los materiales correctos y preparas los lienzos correctamente, puedes pintar de la misma manera que los maestros del mundo del arte lo han hecho durante siglos.

¿Cómo dibujar sobre lienzo?

Ten en cuenta los tipos de caballete

Para empezar a pintar sobre lienzo, lo primero que necesitas es un caballete. Cuando compres uno, debes decidir cuál será su función principal. Asimismo, piensa en dónde realizarás la mayor parte de tu pintura. Si pintas en medio de tus viajes, necesitas un caballete de viaje pequeño. Si pintas en un espacio pequeño, necesitas un caballete compacto de tamaño mediano. Si tienes un estudio bastante amplio, puedes invertir en un caballete más grande y estable.

Compra un caballete de viaje

Si estás buscando un caballete de viaje, lo más importante es considerar el peso y las características de transporte. Hay muchos tipos diferentes. Puedes comprar un caballete de aluminio liviano con patas plegables de trípode. También puedes comprar uno que se doble y quepa en una maleta de viaje. Prueba modelos como Jullian Plein Air PA1 o Daler Rowney St Paul.

Usa un caballete compacto

Si tienes muy poco espacio, prueba un caballete de mesa. Úsalo en los escritorios o en las mesas de cualquier tamaño o altura. En lugar de las patas largas, tienen una base resistente que se apoya en cualquier superficie plana y no ocupan espacio en el piso. Son de madera o metal, y se pueden enmarcar o plegar. Pueden sostener lienzos de hasta 90 cm (35 pulgadas). La mayoría tiene un soporte con muescas en la parte posterior que puede adaptarse a cualquier ángulo. Prueba los modelos Reeve's Art & Craft Work Station y Newton's Eden.

Prueba con un caballete grande

Los caballetes grandes de estudio están hechos para uso a largo plazo. Son resistentes y tienen la capacidad de sostener lienzos grandes. También puedes comprar un caballete con un mástil lo suficientemente grande como para que puedas trabajar la parte inferior de un lienzo (de cualquier tamaño) a la altura de los ojos. Prueba los modelos Best University o Santa Fe II.

Comprende la técnica

Debes imprimar el lienzo para terminar de prepararlo para pintar. Para hacerlo, puedes usar un material parecido a la pintura llamado yeso. El yeso crea una superficie para que la pintura se adhiera una vez que se aplica. Una vez que la segunda capa de pegamento se haya secado, debes imprimar el lienzo. El yeso que uses dependerá del medio con el que quieras pintar. Viene en colores blancos o translúcidos que proporcionar iluminación natural para tu pintura.

Empieza a imprimar el lienzo

Vierte el yeso, como el yeso acrílico Opus, en el lienzo. Píntalo de forma pareja con un pincel grande. Espera de 30 minutos a 1 hora para que se seque.

Aplica más capas

Gira el lienzo 90 grados. Aplica otra capa de yeso de la misma manera que aplicaste la primera. Deja que se seque y repite el proceso hasta que tengas suficientes capas.
  • Necesitas 3 capas de yeso para la pintura acrílica. Necesitas 4 capas de yeso para la pintura al óleo.
  • Si no quieres preocuparte por el encolado y la imprimación, puedes comprar lienzos pre imprimado que no necesitan de un encolado o una imprimación.

Crea una superficie lisa

Algunos pintores prefieren una superficie lisa para pintar. Si es tu caso, añade una capa de yeso al lienzo encolado. Después de que el yeso se seque, frota un trozo de papel de lija sobre el lienzo. Aplica tantas capas de yeso como necesites sobre la primera. Lija cada capa entre cada aplicación.
¿Cómo dibujar sobre lienzo?

¿Cuáles son los beneficios tener un lienzo para dibujar?

Algunos de los beneficios de tener un lienzo para dibujar es que “ayuda a concentrarse", explica Terrón, aunque no de forma tan específica como sugería el primer texto. Además y aparte de la satisfacción personal, dibujar (al igual que pintar y esculpir, por ejemplo) estimula nuestro cerebro y nos ayuda a mejorar nuestra memoria y nuestra capacidad de introspección, al combinar nuestros procesos cognitivos y motores.
Más de moda está otra actividad relacionada con el dibujo: los libros de colorear para adultos. Aunque de entrada pueden parecer una rareza, Terrón explica que “es cierto es que los movimientos rítmicos, regulares y suaves con un impacto en el papel o colorear rellenando espacios delimitados pueden hacer que la persona se enfoque tanto en la tarea que está llevando a cabo que pueda desconectar de otros pensamientos intrusivos o ansiógenos con el entrenamiento correcto”.
¿Cuáles son los beneficios tener un lienzo para dibujar?

Conclusión

El hecho de que podamos aprender con un lienzo para dibujar de forma más que correcta no implica que vayamos a ser genios, ni tampoco que vayamos a ser más creativos, por mucho esfuerzo que le dediquemos: “El dibujo es una habilidad adquirida que puede ser muy útil en el trabajo creativo sin ser necesariamente una expresión creativa”. Puedes dibujar muy bien sin ser creativo y, claro, ser creativo sin ni siquiera saber coger un lápiz.
Lienzo para dibujar
Сomo pintar con acrilicos principiantes
Siga a Pintura por numeros en Facebook y Instagram