pintura por numeros

ÓLEO PARA PINTAR TELA

El óleo para pintar tela es una pintura espesa que se obtiene al mezclar pigmentos en polvo con un aglutinante a base de aceite.
El óleo para pintar tela es una pintura espesa que se obtiene al mezclar pigmentos en polvo con un aglutinante a base de aceite. A diferencia de otras pinturas como el acrílico o la acuarela, el óleo no se puede diluir en agua, porque al tener una base oleosa hace que sus partículas, al entrar en contacto ella, generen una mezcla heterogénea. Sería lo mismo que echar una cucharada de agua a una taza de aceite. Esta técnica es utilizada por los artistas desde la Edad Media, donde los pintores combinaban la pintura al óleo con las técnicas del temple y el fresco.

Materiales que necesitarás para el óleo para pintar tela

Para empezar el óleo para pintar tela lo primero que necesitas saber es qué materiales te serán útiles en la elaboración de tu primer cuadro. Como en toda técnica de arte, debes conocer sus propiedades y aspectos básicos para obtener mejores resultados.

Soporte

Es importante que tengas más o menos una idea preconcebida de lo que quieres hacer, de esta forma, elegirás el soporte adecuado para tu obra. Puedes encontrar una gran variedad de superficies sobre las cuales trabajar:
  • Tela en bastidores (lino, lona o algodón)
  • Cartón entelado
  • Papel
  • Maderas
Si prefieres comenzar utilizando papel, te recomiendo el papel Figueras de Canson, lo puedes encontrar en distintos formatos, tanto en pliego como en block y a un precio asequible. La cualidad de este papel es su grosor, resistencia y textura (similar a la del lienzo) y, además, al ser libre de ácido, posee una mayor durabilidad en el tiempo.

Si, por el contrario, te gustaría comenzar pintando sobre tela, te recomiendo buscar bastidores pequeños de algodón o lona (ojalá que ya venga imprimado). Puedes empezar con un formato cuadrado de 20 x 20 cm o algo más apaisado de 30 x 40 cm. Una vez que ya domines la técnica podrás lucirte creando obras en formatos más grandes. Es recomendable que tengas un atril para sostener tu tela, aunque sea uno pequeño de escritorio. Siempre es mejor que tu bastidor esté frente a ti para que puedas tomar distancia y observar cómo se va componiendo tu trabajo. Además, te será más fácil manejar el pincel ya que al ser una pintura de secado lento, no podrás apoyar tu mano en el soporte.

Pinceles para óleo

En cuanto a los pinceles para óleo, sugiero buscar el modelo que más te acomode, comúnmente se utilizan de mango largo, pero también existe una variedad con mango corto que te puede ser útil. Para empezar, podrías probar con los pinceles de cerda natural (deja textura) o sintéticos de pelo suave (no deja textura) de la línea Snap de Princeton, tienen una buena relación precio y calidad. La forma del pincel también dependerá de lo que quieras lograr, usualmente se utiliza de paleta (plana) o con forma avellanada (conocida como lengua de gato). Pero si quieres lograr detalles necesitarás un pincel redondo y fino.

¿Cómo limpiar los pinceles?

Si quieres invertir en buenos pinceles, recuerda que su cuidado es imprescindible. Así lograras que te duren mucho más tiempo. Un método sencillo para limpiarlos es quitarle el exceso de materia oleosa con un paño, papel de diario o papel absorbente y luego sumergirlos en algún diluyente para óleo (Recomiendo Gamsol de Gamblin que es una trementina sin olor) para posteriormente secarlos y guardarlos boca arriba dentro de un frasco o estuche (para que los pelos no se estropeen). Otra manera de limpiar mejor tus pinceles es con detergente de lava lozas y comenzar a dar giros con el pincel en tu mano, enjuagar con agua hasta eliminar por completo cualquier resto de pintura. Y si nada de esto te convence existe un jabón especial, que además de limpiarlos los protege (Master brush cleaner). Al usar jabones o detergentes, debes de todos modos preocuparte de quitar también el exceso de óleo que contenga el pincel.

Óleo

Al elegir tu pintura de óleo, te recomiendo que pienses primero en el tipo de obra que quieres realizar y su importancia de que perdure en el tiempo. Hay óleos que son calidad estudio, como el caso de los óleos Pebeo o calidad intermedia como los óleos Van Gogh o Winsor & Newton Winton. Pero existe también una línea de calidad profesional como los que ofrece Rembrandt, Williamsburg, Winsor & Newton Artist, Gamblin, Old Holland, etc. La mayoría de estas marcas de óleo, aún es su calidad estudio, tienen una gran resistencia a la luz. Lo que diferencia un óleo de mejor calidad con uno más económico es la consistencia del pigmento que posee y la gama de colores que compone cada marca. Esto lo puedes comprobar al comprar el blanco titanio en distintas marcas y te darás cuenta de que al intentar mezclarlo con un color para que se aclare necesitaras mucha más pintura si compras una marca estudio. Una buena opción sería comenzar con óleos estudio o intermedios y después de haber hecho pruebas utilices la gama de Óleos Rembrandt, ya que tienen una gran resistencia a la luz, lo que le dará permeabilidad a tu obra, manteniendo sus colores intactos por una larga cantidad de tiempo. Además, cuenta con una gama de 120 colores entre pigmentos opacos y transparentes.

Auxiliares para óleo

Para diluir el óleo y hacer que las capas sean más delgadas existen distintos auxiliares que te pueden servir. Como el médium de Gamblin que contiene 50% de Gamsol (trementina sin olor) y 50% de aceite de linaza, lo que hará que tus pinturas se diluyan sin perder el brillo ni el color. Pero, si eres impaciente por ver tu obra terminada puedes probar con el Galkyd de Gamblin o el Liquin de Winsor & Newton que también son mediums para óleo que adelgazan la pintura y hace que su secado sea mucho más rápido. Siempre dependiendo del grosor de las capas. Mantienen también el brillo y la calidad del pigmento. Ninguno de estos solventes tiene olor, por lo que puedes relajarte si no tienes un lugar de trabajo lo suficientemente ventilado. Para preparar la tela debes tener en cuenta el concepto “graso sobre magro”. Lo primero que tienes hacer es mezclar un poco de pintura con trementina o Gamsol, utilizando un color plano, y cubrir por completo tu soporte, a esto le llamamos “matar la tela” (el color de matado para la tela se escoge según la tonalidad de la que será tu composición para que te sirva de base). Luego a medida que vas avanzando por capas puedes ir agregando más a aceite a tu óleo de forma progresiva. Así evitaras que la pintura se cuartee o quebraje. También debes tener en cuenta el grosor de las capas y su densidad en cada una de ellas: las primeras capas debiesen ser más delgadas e ir haciéndolas más pastosas a medida que vas avanzando ya que las delgadas se secan más rápido y si lo hicieras al revés correrías el mismo riesgo que al aplicar magro sobre graso.

Otros implementos que necesitarás

  • Espátula pequeña: La espátula te será útil para mezclar tus pigmentos, así evitaras estropear tus pinceles con amontonamientos de pintura entre sus cerdas.
  • Porta aceite: Te será útil para poner como aceite de linaza, trementina o cualquier otro mediano que quieras utilizar.
  • Paleta de papel o madera para mezclar: En este punto puedes guiarte según lo que más te acomode. Si eliges una tradicional paleta de madera debes tener en consideración que tienes que limpiarla después de cada uso para que tus colores no se ensucien o se mezclen accidentalmente. Por otro lado, la paleta de papel te puede ser útil si eres más bien práctico, pues solo debes cambiar de hoja para tener un espacio limpio. Pero si eres amigo del medio ambiente, te recomiendo la de madera, ya que si la mantienes limpia no harás un uso innecesario de papel. Papel de diario
  • Paño: Este te ayudara a secar el pincel después de limpiarlo con Gamsol y además lo puedes utilizar para suavizar los bordes en tu pintura.
  • Carboncillo o lápiz: Puedes utilizar el que te sea más cómodo para dibujar sobre la tela o el soporte que escogiste. Luego de eso recuerda fijar tu composición con laca para el cabello o algún fijador para que cuando mates la tela no se te corra o borre el diseño que trazaste.
Materiales que necesitarás para el óleo para pintar tela

Conclusión

En primer lugar, podríamos decir que cada pigmento tiene una utilidad dentro del proceso de tu obra. Hay colores más transparentes u opacos que otros por la naturaleza de sus pigmentos y dependiendo de lo que quieras lograr debes tomar en cuenta su opacidad. Los óleos opacos, por ejemplo, son colores cubrientes. Y con ellos puedes trabajar los brillos y las luces de tu composición. Mientras que los transparentes dejan ver la superficie que hay en tu lienzo. Esto te puede ser útil si quisieras hacer veladuras para trabajar las sombras y fondo de tal modo que podrás darle más profundidad a tu pintura. Si quieres empezar a pintar al óleo debes tener en cuenta que su tiempo de secado es mayor al del acrílico o la acuarela, podrás necesitar quizás algunos días para trabajar entre capa y capa. Además, a pesar de que pueda parecer estar seco al tacto, las capas de más abajo siguen húmedas variando entre 6 meses a 1 año, dependiendo de qué tan gruesas hayan sido las capas de pintura. Por esta razón se recomienda no barnizar tu pintura hasta mínimo 6 meses de terminado el cuadro, podrías bloquear el curso natural de su secado. Hay que tener en cuenta también que hay algunas marcas de oleos cuyos pigmentos poseen mas aceites aglutinantes que otros haciendo que su proceso de secado sea más lento y hay colores que por su naturaleza se secan más lentos (por ejemplo, el Blanco de Titanium se seca mucho más lento que el Azul Ultramar)
Oleo para pintar tela
Сomo pintar con acrilicos principiantes
Siga a Pintura por numeros en Facebook y Instagram