pintura por numeros

PINTAR EN LIENZO PARA PRINCIPIANTES

Pintar en lienzo para principiantes es un acto creativo tremendamente complejo, seguramente de los más difíciles de ver en estos tiempos.
Pintar en lienzo para principiantes es un acto creativo tremendamente complejo, seguramente de los más difíciles de ver en estos tiempos, donde la tendencia conceptual y las nuevas tecnologías acaparan una mayor atención por parte de los artistas. Pintar, como toda creación, es un ejercicio introspectivo profundo, que además de llevar implícito una información exhaustiva del conocimiento pictórico de todas las épocas, sobre todo, requiere de la comprensión de este conocimiento, sin la cual es imposible desarrollar una obra con verdadero interés plástico. Si en toda época comprender el acto de pintar ha sido difícil, hoy resulta todavía más porque cada vez menos gente pinta de verdad, sencillamente porque no sabe.

La pintura es un arte

La pintura sigue siendo una de las actividades más estudiadas y seguidas en los más importantes centros de creación artística de todo el mundo. En una exposición de pintura, que sabe lo que es la pintura, que conoce sus registros, nuestra mirada encuentra en su superficie, en el color, en cada degradado, en cada pincelada, el rastro de la pintura, de la historia universal del arte. Se puede seguir la secuencia de los autores en los que se basa, buscando su propia voz. Como cuando observamos la obra de los clásicos. No vemos el rastro de Tiziano en la obra de otros artistas, pero apreciamos su conocimiento de la pintura del artista italiano. De la de Miguel Ángel en la obra del Pontormo, o de la de Toulouse Lautrec y Cezanne en la obra de Picasso. Pero no sólo esto es pintura, conocer y saber no es suficiente, aunque imprescindible, el autor debe además encontrar su propio camino, su propio gesto y forma, y eso es lo que realmente nos hace admirar el trabajo de un pintor. Saber que sabe lo que es la pintura y pintar de manera única.
La pintura es un arte

Pintar en lienzo para principiantes

Pintar sobre lienzo para principiantes no es complicado, pero puede ser algo más difícil a la hora de intentar pintar algo que tenga sentido (al menos para nosotros). Si tienes pensado pintar algo concreto, será bueno que lo dibujes primero sobre el lienzo a lápiz, o que lo dibujes a mano alzado a partir de un papel. Una vez tengas el dibujo deberás pintar con loso distintos colores elegidos. Por otro lado, no hay que dudar a la hora de mezclar colores, y sobre todo experimentar sobre el lienzo. Puede que al principio no te convenza demasiado pero formándote entre las distintas técnicas de pintura y practicando mucho, acabarás dominando tu propio estilo y quien sabe, quizás te conviertas en un pintor famoso.
Dedica tiempo a dibujar

Dedica tiempo a dibujar

Todos queremos empezar a aplicar color sin perder tiempo en el dibujo, igual que queremos saber manejar nuestro nuevo reloj despertador sin leer las instrucciones, pero un buen dibujo es clave para un buen cuadro. Y no ya solo el dibujo específico de un cuadro debe ser bueno sino que es necesario practicar, dibujar mucho para coger soltura de la misma manera que primero se aprende a andar antes de correr. Por tanto, dedica tiempo a dibujar antes de coger un pincel. Pasa un par de semanas dibujando lo que ves, sin ninguna pretensión, da igual que quede bonito o feo, es solo para ti. Un lápiz y un cuaderno de hojas blancas, no necesitas nada más. Cuando pintamos, se activa una parte del cerebro específica. Y como en cualquier deporte es bueno calentar previamente. Antes de empezar un complicado retrato, dedica cinco minutos a pintar espirales, flores, flechas, dibuja tu propia mano, lo que sea. Lo importante es que se active esa parte del cerebro para que cuando comiences con tu dibujo te sea más fácil.
Dedica tiempo a dibujar

Mira a tu alrededor

Obsérvalo todo, mira al mundo con otros ojos, fíjate en las proporciones de esa silla, en cómo de juntos tiene los ojos esa persona, en de qué colores se compone ese verde. La parte de observar es muy importante para dibujar. Damos tantas cosas por hecho que no nos hemos parado a mirar cómo son. Observa y haz cálculos mentales: la distancia entre sus ojos permitiría dibujarle un ojo más entre medias, desde la nariz al labio superior no hay casi espacio, en esta perspectiva parece que la silla solo tiene tres patas. Acostúmbrate a mirarlo todo, cuando cojas un lápiz para dibujar ya tendrás esa habilidad adquirida.
Respecto a los colores es un ejercicio más divertido aún. No existen los colores puros, como recién salidos del bote de pintura en el mundo real. Ni aunque hablemos de cosas artificiales. Un coche rojo no es solo rojo, tendrá el reflejo del cielo en el techo y del asfalto en la base, sombras que oscurezcan y den volumen, cambios de tono que indiquen que está abollado. Y si es de noche el coche se verá de color pardo. No importa, en el lenguaje hablado diremos que es rojo. Pero a la hora de pintarlo tenemos que respetar todos sus colores. O usar otros distintos si queremos pero por elección, no porque no veamos más colores. Mira los colores que te rodean y trata de componerlos mentalmente.
Mira a tu alrededor

Aprende la técnica

La pintura puede mezclarse en la paleta o en el lienzo. Si echas pintura sobre pintura fresca, se mezclará, si la echas sobre pintura seca, se pondrá por encima. Es opaca, a diferencia de la acuarela, a no ser que la diluyas mucho en medio para que sea transparente (veladuras). Pintar mezclando los colores directamente en el lienzo con pintura sin secar es lo que se llama pintura prima. Se utiliza aceite de linaza como diluyente de la pintura y aguarrás para limpiar el material. Moja un poco el pincel para que la pintura fluya. Cuanto más medio eches, más transparente será la capa de pintura que apliques. Escurre el exceso de disolvente de tus pinceles si no quieres que el exceso escurra por el lienzo. Limpia bien los pinceles cuando vayas a cambiar de color y no quieras que se mezclen. Agítalos en un vaso con aguarrás y sécalos con un trapo. No uses el color negro. Las sombras o para oscurecer un color deben hacerse con el color complementario. El negro ensucia los colores si lo mezclas. Puedes usarlo casi al final del cuadro, para algún detalle. El blanco se usa mucho y mi tubo de color blanco es el doble de grande que el del resto de colores. Me sirve casi como base para mezclar muchos colores. Pero, ojo, porque pasa algo parecido a lo que ocurre con el color negro: el blanco se come y apaga el color original. Si quieres aclarar un color sin que pierda fuerza, usa el amarillo. Los colores tienen un tono en función de los colores que les rodean. Un jarrón blanco parecerá más claro si el fondo es oscuro y viceversa, aunque usemos exactamente los mismos colores para pintar el jarrón en ambos casos. Por tanto, estamos pintando también el jarrón cuando pintamos el fondo. El concepto de valor (cuánto de oscuro o claro es un objeto) es muy importante. Los pinceles son caros, límpialos bien tras usarlos aunque te de pereza o se quedarán inservibles, ya sabes, aguarrás y después bajo el grifo con jabón de lavavajillas hasta que salga limpia el agua.
Aprende la técnica

Conclusión

Cuando eres principiante el lienzo vacío presiona. A lo mejor antes de comprarte todo tu material ya sabías lo que querías pintar, pero lo más normal es que tengas la necesidad de hacerlo pero no sepas lo que quieres pintar. No uses el lienzo aún. Coge cartulina o algún cartón de embalaje. Algo que no importe manchar, que no te agobie si no queda bien. No estás haciendo tu obra maestra, estás jugando, estás probando. Prueba a mezclar colores, prueba a ver cómo fluye el pincel en función de la cantidad de aguarrás que eches, prueba a crear tu color en la paleta y a aplicarlo o a aplicar los colores y mezclarlos en el cartón, prueba a poner un color junto a otro sin que se mezclen. Práctica, entiende cómo funciona la pintura.
Pintar en lienzo para principiantes
Сomo pintar con acrilicos principiantes
Siga a Pintura por numeros en Facebook y Instagram